Artículos

Homeopatía

La medicina homeopática parte de un diagnostico clínico utilizando el método y las técnicas de punta que dispone la medicina actual como las pruebas de laboratorio clínico, ecosonografía, resonancia magnética, etc.

Leer más...

Presentaciones

Presentaciones

 Presentaciones varias sobre temas de salud, cuidado personal, etc.

Leer más...

Testimonios

Testimonio de un paciente

Soy Carmen, paciente desde hace 4 meses del Dr. Javier Paredes y quiero contarles de mi experiencia sobre esta medicina diferente a la convencional, tengo artritis reumatoide severa desde hace 25 años.


Soy Carmen, paciente desde hace 4 meses del Dr. Javier Paredes y quiero contarles de mi experiencia sobre esta medicina diferente a la convencional, tengo artritis reumatoide severa desde hace 25 años y mis medicinas son 9 pastillas diarias y 2 veces por semana, me tocaba tomar 15 pastillas simultáneas. En los 4 meses que llevo de tratamiento he reducido estas dosis y ahora tomo sólo 2 al día, dejé de usar el bastón, ya no sufro los fuertes dolores que ahora son mínimos. Me estoy recuperando y creo que lo voy a hacer por completo.Ahora miro diferente la vida y deseo hacer muchas cosas. Ya no estoy triste ni cansada. Siento que este tratamiento me ha dado resultados positivos.
 

Suscribirse

Home Artículos VIS MEDICATRIX NATURAE – La fuerza natural de curación

VIS MEDICATRIX NATURAE – La fuerza natural de curación PDF

¿Habrá una fuerza natural en el Universo que se encargue de la curación?

Antiguamente se concebía al Universo como un inmenso Ser Vivo en el que fluye la corriente de vida en busca de su destino, igual que en el hombre y a través de cada uno de los seres.

En el ser humano esta búsqueda se da por un desequilibrio dinámico que le lleva a la acción, lo que le permite evolucionar asumiendo cada vez un poco más de conciencia y responsabilidad, trasmutando su Ser logrando plasmar aquello para lo que ha sido pensado.

Cada hombre forma parte de la Naturaleza y del Universo, por tanto está regido por las mismas leyes. Para evolucionar esta compelido a la acción, pero como no es perfecto y sus acciones no son siempre justas, abre un camino de causa y efecto: “Así, todos somos responsables de nosotros mismos y según nuestros actos serán los sucesivos que nos veremos más o menos forzados a realizar”

De ahí que Paracelso decía: “salud es la armonía que proviene del reconocimiento, de la obediencia de la Ley, y enfermedad es la discordia que proviene de la ignorancia y desobediencia de esta.”

En el Universo, como en el Hombre, existe una energía que se encarga de mantenernos saludables, para conseguirlo utiliza muchos medios para que nos demos cuenta de que estamos por el camino equivocado.

Una manifestación concreta de esta fuerza curativa es la capacidad que tiene nuestro organismo para regenerarse, cuando presentamos una herida trabaja intensamente moviendo una serie de mecanismos para evitar que perdamos sangre y cicatrizar rápidamente; ocurre lo mismo con todos los disturbios que afectan al organismo.

La fuerza curativa en el hombre se encarga también de coordinar todas sus manifestaciones, desde las físicas hasta las mentales, lo que le permite actuar como un todo, como una unidad, de tal manera que lo que le pasa al cuerpo le afecta a la psiquis y viceversa.

Su maravillosa acción permite preservar la vida, protege contra cualquier agresión ordenando y dando su justo lugar a todos los componentes del organismo al igual que a las funciones y sensaciones.

Gracias a esta fuerza curativa el Hombre es parte de la Unidad del Universo en la que todo está sincrónicamente pensado. Es una cualidad innata de la naturaleza y del hombre que se complementa con lo que aprende que sería la educación y la cultura.

Esta maravillosa función de la naturaleza nos lleva a ver más allá de las células, los órganos, los sistemas, las emociones y la mente, para contactarnos con lo espiritual.

Todo hombre tiene la libertad de elegir sus hábitos, costumbres, acciones, emociones y pensamientos; si esta elección le permite estar en el justo medio y colaborar con la ecología implantada por la fuerza curativa, hay salud, si sale de esta ecología del buen vivir, hay enfermedad; es decir, el cuerpo dará señales de aviso de que se rompió el ecosistema en todos los niveles del hombre y aparecerán lo que llamamos síntomas como la fiebre, dolor etc. Lo primero que aparece son los síntomas psíquicos como ansiedad, insatisfacción, miedo, angustia, cierta sensación de no sentirse bien; debemos comprender que todos estos cambios son señales de alerta que la fuerza curativa nos está dando para que rectifiquemos nuestra forma de vida.

El papel de la Medicina es restablecer la armonía perdida, es lo que se llama curar. Los mejores remedios son los que benefician y potencian la fuerza curativa para restablecer la salud física, psicológica y espiritual, desgraciadamente sólo podemos manejar las dos primeras ya que el espiritual es un camino que sólo puede ser transitado por cada uno.

En fin ¿qué es curar? Curar es volver a armonizar aquello que esta desarmonizado.

¿Qué es medicina?, es el arte y la ciencia de restaurar la armonía entre diferentes partes del hombre.

¿Qué es armonía? Es el conjunto bien ensamblado de las partes que existen en el hombre y en el cosmos.

Finalmente podemos aceptar que hay una Energía Cósmica que se encarga de ordenar constantemente lo que está desordenado en el Hombre y en La Naturaleza, otorgando la Justa Medida. A esta fuerza natural de curación los antiguos egipcios la reconocieron en forma de un Dios que lo llamaron Thot, los griegos la llamaron Seraphis de Alejandría y mas tarde los romanos la llamaron Esculapio.